domingo, 3 de junio de 2007

Demonios nocturnos



Una noche abrieron mis cajones tres demonios.
El primero jugaba con cientos de monedas doradas entre sus dedos , creando una irresistible melodía. El otro tenía las pestañas largas, los labios encendidos y llevaba todos los nombre de mujer que existen en el mundo. El último tenía dos libros llenos de imágenes, uno abierto con mi pasado y el otro herméticamente cerrado conteniendo mi futuro. Cuando me vieron, escupieron cenizas sobre mi cuerpo y llenaron los cajones de una pestilencia tan fétida que marchitaron las flores que el Hada de las Palabras me había obsequiado recién.
Reclamaron su derecho a corromperme, sellando la habitación con su aliento para que nadie pudiera ayudarme.
Sabiendo que no son reyes sino dioses y que con los dioses se puede hablar, le dije al primero que jugaba con las monedas - hazme rico y te daré mi alma. Cuando lo hizo, lo compré y luego lo vendí como sirviente a una viuda africana y ahora sufre convertido en veneno para los celos.
Le dije al segundo - te daré mi alma si me dices tu nombre original. Por más que intentó decirlo no pudo. Nunca más lo vi y hasta hoy sigue buscando entre tantos nombres el nombre original que le fue dado, antes de comenzar a robárselo a las niñas a lo largo de los siglos.
Al tercero le dije - te regalo mi futuro si puedes cambiar mi pasado- y este ansioso y engañado por la aparente simpleza de mi petición, suprimió involuntariamente de mi vida el momento en que les abrí la puerta a los tres, salvándolos de desaparecen mutilados por un Arcángel furioso al que le habían intentado arrancar la mirada.
Desde entonces no han vuelvo a despertarme.
Lo malo, es que faltan muchas lunas antes que pueda quitar todo rastro de olor a baba de demonio de mis cajones.

4 comentarios:

Javicentrico dijo...

Hey!

Hace poco estuve en un curso
en el cual el coach nos decía
que todos tenemos
un diablito y un angelito
y que deberíamos saber
diferenciarlos
porque a veces podemos confundir
uno con el otro y
finalmente
hacer cosas que no queremos.

Yo usualmente le hago caso
a mi angelito
pero soy un diablo!!

:-(

Un abrazote y gracias por
el post ....
me gustaron las fotos
que te tomaste
en la playa ...
demasiada actitud ...
that's too cool!

Un abrazo

Escuchando: Perdi by Agua Bella

Mu dijo...

dímelo a mí. El pasado es pasado, pero quién me borra las marquitas que dejó?

" ISA " dijo...

wow gratamente sorprendida!! parece que tu blog se hará adictivo para mi, me encanto el relato...
salu2

Luces del Interior dijo...

nice..very nice