lunes, 24 de noviembre de 2008

Querida P.


Cuando A terminó de escribir aquella dolorosa carta de despedida, notó que no sólo le resultaría imposible decir todo lo escrito en voz alta, sino que jamás volvería a escribir una carta tan triste, amarga y quebradiza el resto de su vida. Suspirando apoyó su frágil ánimo en la secuencia de luces de un viejo cartel luminoso que parecía comunicarse en morse, mientras recordaba con la mirada congelada imágenes sin audio ni color, cosas que pasaron y cosas que pensó alguna vez que podrían ocurrir.
En silencio se despidió de los juegos que ambos tenían, de aquella complicidad traviesa y efervescente del verano que se iba, temporada y amor que estaba seguro no volvería a tener. Evocó su mirada y la visión de aquellos besos a escondidas en los que ambos se descubrían mirándose a los ojos mutuamente para terminar riendo y sintiéndose uno solo. Sonreía con tristeza. Una imagen fugaz le devolvió la tibieza de su mano tomándo la suya y al cerrar los ojos pudo sentir que lo miraba. Era ella y A tenía el corazón hecho trocitos.
Cerró el sobre con particular cuidado. Repitió el suspiro y escribió en la parte de adelante con crayola roja y caligrafía muy redonda : Para P.
Fue a la cocina y dijo a débil voz - mamá, puedo ir a dejar esta carta a P?
Entre el seco sonido de un lavavaijllas en acción, apenas logró entender - vas... y vienes.
En la calle, con el sobre en la mano y apurando el paso, A sintió que sus 12 años le pesaban en el alma.
Mientras pensaba en cómo entregar su dura carta de cuatro palabras, cruzó delante de un kiosko de periódicos donde un ejemplar gritaba a todo color - Madonna se divorcia de Guy Ritchie.


...

28 comentarios:

dmoOn dijo...

Buuu no hay nada más triste que un corazon roto a los 12 años.

Lena dijo...

Es cierto.

Un corazón de doce se años se parte como ninguno.

Pobre.

Besos, Peter!

iziar leugers dijo...

ultimamente me estas haciendo volver a los primeros amores y consiguientes rupturas... gracias por ayudarme a recuperar la nostalgia!

en las nubes dijo...

ooohhh!!! el corazon sse puede partir a cualquier edad snif!

mentolada dijo...

propietario inmobiliario:


voy.




(hola)



=)

Miguel González Aranda dijo...

Me gustó tu blog. Te invito a que visites el mío:
http://miguelgonzalezaranda.blogspot.com

Un saludo

Cat's dijo...

Yo aún concervo cachitos gastados de aquellos años. Se sufre de igual manera, se siente como única vez.
besos

kika dijo...

Ay

Dueño, qué linda su cajonera! Gracias por pasarse, hijo de Lima. Buenos Aires anda en havaianas, derretida.

Elmo Nofeo dijo...

¿P no era Papa Noel?

Caramelo de Uva dijo...

Sentimientos sinceros.

KARMILA dijo...

Hay que tristeeee,cuantos corazones rotos sin piedad de la edad, cruel pero cierto¡

Besos¡¡

peregrino dijo...

Que decía la carta????

Cuanta inocencia y dolor verdadero en los sentimientos de ellos.

Nos leemos.

xnem dijo...

Vaya un blog de cajones!

Nocilla dream. Me reí un rato con él.
También le dediqué una entrada a ese viaje por EEUU.

rR. dijo...

se divorcio madonna?!!!!



[efecto de viento soplando con bola de paja rodando]

***N!nf@*** dijo...

Azu, cuanto tiempo me he ausentado, que miguel cambio su blog. bueno besos. pobre niña 12 años y escribiendo cosas tristes.

Juan Manuel Robles dijo...

De repente un pedazo se puede envolver con un moño y regalar en navidad.

Maria Pia dijo...

es cierto entonces que la primera vez duele más! :(

y qué pasó después?!

Bloggers YoymisYo dijo...

me encantó!.
yo a los 12 años me enamoré de muchos niños.. que estrés.. y solo algunos me rompieron el corazón, pero recuerdo haber tenido alguna carta en las manos.. alguna carta llena de tristeza de algun niño al que no le hice bien.

Te leo
BESOS
LACHATA

Cathy Pazos dijo...

Un corazón a cualquier edad es triste, pero a los 12 años es más inocente y facil de superar, con los años simplemente lo recuerdas con cero nostalgia y con algo de comicidad.

Besitos.

Libelula dijo...

que buen post!! me gusto! de hecho que a los 12, todo sabe a miel fresca.
bsos

mariajose dijo...

ahi es donde empieza la cruda realidad y los primeros desengaños.
pero a esas edades es todo tan bonito y faltan tantas cosas por descubrir que rapidamente te olvidas.
pero vamos ahí empieza el aprendizaje de de las relacciones personales "complicadisímas"
me ha gustado mucho tu comentario en mi blog, me ha encantado conseguir llevarte de viaje.
un abrazo

mari dijo...

a Eduardo.

pepi dijo...

mejor entren a pasamejor.com y la van a pasar recontra chevere. se vacilna y se pueden ganr una camionetaza y los cuartos brahma que estan bien pajas. no se queden, que esta promo si pasa!!!

Daphne dijo...

me parece o tu blog se está poniendo medio melancólico... un poquito nomás! jeje ta bien ta bien





eso modifica un poco el diseñillo


besos

elena dijo...

un texto muy entrañable!
cartas como esa, se deberian escribir pocas veces, verdad?

un beso

AAN dijo...

Siempre es duro escribir una carta de despedida. Lo bueno de los mails es que la otra persona no ve los surcos que han dejado las lágrimas en el papel...

Treintañera dijo...

A mi tambien se me partio a esa edad, menos mal que fue platónico y no hirió demasiado. Mi novio de 18 a los 24, ese me aniquiló el alma y el de los 28 hasta la fecha, me la devolvió. Aún la tengo...

naco dijo...

Esos rompimientos precoces son los mas tristes creo yo...

Y creo que algunos te marcan tanto que te generan algunas crisis existenciales jajajajajaajjaajajaj

(se nota que yo tuve uno no???)

Beso.