domingo, 19 de octubre de 2008

RPM



La minúscula mayoría interesante suele tener lo que también denomino RPM (revoluciones por minuto).
Arden por dentro, incendian por fuera y arrasan con lo que venga. A su paso pueden dejar el embrión de una tendencia, un asunto por resolver, muchos asuntos resueltos o el violento caos emocional del amor en sus dos versiones; amor de vida y amor de muerte.

Cautivantes, hedonistas y veloces, se asemejan más a un virus con ropa que a una persona vulgarmente común. Son los grandes escritores de la vida de los otros y en cuyos capítulos compilados se encuentra la obra de sus propias vidas. Son los domadores de la razón.
Sus revoluciones pueden manifestarse en dos niveles, el nivel movimiento; velocidad, discontinuidad, rastro, búsqueda, intensidad, y el nivel cambio ; influencia, transformación, consecuencia, onda expansiva.
Sin ellos, la inofensiva arma de nuestra consciencia jamás podría afilarse, no encontraría cupo en los momentos inmortales de nuestra existencia, ni mucho menos tendría el más mínimo valor social. Seríamos realmente efímeros y volátiles, entes sin rastro, materia inútil.

Buscamos incoscientemente nuestros pares, el mundo perfecto y seguro.
Nos atemoriza el cambio, la revolución constante. Necesitamos un horario, una agenda, días para hacer el amor, nuestro tibio lado de la cama, fechas especiales para decirnos la dolorosa verdad y regalarle una sonrisa forzada a nuestra pasiva existencia.
Otros en cambio buscan el fuego en el cielo de sus templos. La sangre real que da luz y reinventarla cuando el sol acaricia sus rostros. La creación como un reto al divino que nos hizo creadores también.
Nos enseñan a sonreír porque se debe sonreír. A no pelear porque es malo pelear.
Y hay quienes te regalan una vivencia que es mejor que toda una carrera profesional. Besos que son más poderosos que el más longevo matrimonio. Noches compartidas más intensas que las vacaciones mejor pagadas en el destino de moda.
Y hay miedo al cambio.


Cae del periódico del día un catálogo de Temporada Ripley mientras garabateo en mi mente estas ideas.
Me encuentro con la felicidad con código de barras.


Vive la Révolution !

...

20 comentarios:

Chio dijo...

"Y hay quienes te regalan una vivencia que es mejor que toda una carrera profesional. Besos que son más poderosos que el más longevo matrimonio."

Mis RPM aceleran su velocidad con este pàrrafo.

Gracias por tan buena letra.

Miss Julia dijo...

Le agregaría un tercer nivel: el detenimiento, la quietud de la pulga sobre el árbol; cuando la ciudad te grita, te reprime, cuando el orden de los días te mira con ojos extrañados y te acusa de ser un "virus con ropa", entonces esos seres vuelven a los cabales consabidos; pero quien tiene las RPM metidas en las venas, no puede sino regresar. Me haces recordar los recorridos que las personas nos mandamos entre las pulsaciones de muerte y vida, el eros y el tánatos; merece unas palabras, ¿quién tira la primera piedra?

iux!!! dijo...

"Buscamos incoscientemente nuestros pares, el mundo perfecto y seguro"
EL MEJOR PARRAFO DE TODOS ...
YO BUSCO INCONSCIENTEMENTE Y CONSCIENTEMENTE ..... AUNK PREFIERO BUSCARLO DORMIDA... DUELE YCANSA MENOS

Laura Zaferson dijo...

cuando leí RPM lo primero que pensé fue:

"tan raro que Miguelito hable sobre la Red Privada Movistar".


PLOP.

pd. lindo el texto eh!

mari dijo...

bingo!!!
el amor es más imprtante que todo
para eso nacimos.

Someone exactly like you. dijo...

Necesitamos un horario, una agenda, días para hacer el amor




Soy todo lo contrario :) odio los horarios,no uso reloj,y el 90% del mes no sé en qué día vivo.

Aretha dijo...

Me gustaron mucho tus palabras, sobre todo las de las vivencias que son mejores que toda una carrera profesional. Vaya que es cierto!

soleil dijo...

Dios mio!

"Buscamos incoscientemente nuestros pares, el mundo perfecto y seguro.
Nos atemoriza el cambio, la revolución constante. Necesitamos un horario, una agenda, días para hacer el amor, nuestro tibio lado de la cama, fechas especiales para decirnos la dolorosa verdad y regalarle una sonrisa forzada a nuestra pasiva existencia"

Lo puedo usar en mi biografia? me fascino ele scrito completo, la fuerza de las palabras, la inspiracion de las letras, el sonido de las verdades... la grandeza de tu mente...

sin duda uno de mis escritos favoritos...

peregrino dijo...

Los generadores del cambio son necesario, son quienes marcan una tendencia.

Lo de RPM me gustó, es una buena manera de decirlo. Hay tanto por decir.

Lo cierto y doloroso es que nadie puede sostener el RPM alto por toda una vida, o los bajas con el tiempo o mueres antes de concluir, pero así es la vida.

Nos leemos.

RAÚL dijo...

no sé que es un catálogo de temporada ripley, pero intuyo que debe ser algo muy inspirador! eso o que has tenido una R_epentina P_ercepción M_agistral

ISOBEL dijo...

interesante, interesante... e instantes, besitos

Elmo Nofeo dijo...

Hay que intensificar nuestros RPM (Rogad por Magaly) para lograr la libertad de la mejor periodista del espectáculo.

Saludos.

AAN dijo...

M, tú estás repleto de RPM, ¿no? Tus textos te delatan.

Beso otoñal

El perro andaluz dijo...

Creo que hay gente que existe y otra que vive. Hay que vivir. Y si es con las RPM al tope, tanto mejor.
Muy punk, muy chévere, muy Miguel.

elena dijo...

un texto fantástico!
vaya! sí que es inspirador el catálogo de temporada Replay!

_besos
(yo... sólo agenda)

fgiucich dijo...

Todo cambio implica una crísis y ésta nos lleva al crecimiento. Abrazos.

en las nubes dijo...

hola!
genial entrada, voy a seguir revolviendo tus cajones...

besos!

AriaDna ♥ dijo...

Me paseo por tu blog y me encanta estar aquí

un beso

Luis Alberto dijo...

el factor velocidad LT-1 es sin duda esa capacidad que tenemos mucho de vivir a mil por hora, pero al parecer la ciudad nos va acelerando hasta puntos en los que comprender la vida se complica.

lala dijo...

viva!