viernes, 13 de marzo de 2009

papá lo sabe todo




Ignacio me contó que una vez de niño vió a su viejo quemar un papelito en la enorme chimenea del cuarto de la casa de campo mientras le decía - esto es porque los objetos que no se usan regularmente pierden su esencia y se vuelven inútiles con el tiempo.

Creo que su viejo siempre quiso tener una chimenea, pero es un poco raro mandar a construír una en la habitación si es que no la vas a utilizar. Y eso que además tiene un jacuzzi, pero ése si lo usaba porque al viejo le encantaban las mocosas, alardear sobre la plata que tenía, creo que incluso jalaba. Le gustaban el whisky, las mocosas y la coca. Ignacio no salió a él, siempre fue más bien tranquilo, reservado, como que la cosa le iba por dentro, pero cuando chupaba y jalaba le salía toda ese rollo que tenía contra su viejo. Pobre Ignacio, decía que su existencia era producto de un jebe roto. Al viejo lo odiaba y por él odiaba su vida, su problema para relacionarse, sus temblores, su tonto tartamudeo y hasta sus granos. Viejo putón le decía, no le perdonaba el abandono, no se la compraba. Su vieja se marchitó con eso, no se casó más. Ignacio la visitaba de vez en cuando. Me dijo que a su vieja la verguenza la dejó muda, pero nunca pobre. Usted sabe, jefecito el viejo tenía sus fichas y la plata es la solución a la mayoría de problemas. Le calló la boca a la señora pero como dije, ese bille la hizo decrépita y la apagó poco a poco ante la mirada inútil de Ignacio. Bueno, el asunto es que su padre, es decir el viejo putón, parece que una vez cuando Ignacio era chico lo llevó como excusa para escaparse a aquella casota en el campo donde celebraba una de sus clásicos fines de semana de relax. Entonces decía a su mujer que se iba a pasear a con Ignacio a que monte caballo y respire aire puro, solos, los dos hombres de la casa y el pendejo se iba de putas a la casa de campo, le ponía la tele al chibolo y comenzaba la jaladera y la culeadera todo el día. Ignacio se ganó siempre con toda esa vaina. Creo que hasta el viejo hizo que se la chuparan a los doce, una negra que limpiaba la piscina. Eso lo cagó al flaco, usted me entiende. Hay cosas que se te marcan y creo que Ignacio salió drogón, complicado y depre por su viejo, como tantos broders que conozco. Bueno, ahora que quiere saber lo que vi, se lo cuento. Nos fuimos una mancha a esa maldita casa para hacer una fiesta. Fue idea mía, no de Ignacio. El viejo putón estaba de vacaciones en Roma y jodimos a Ignacio para armarla. Nos fuimos seis puntas. Bueno, no sé si quiera detalles, pero pasó todo lo que podría pasar si una mancha con flacas se junta en una casota de campo con tragos y coca. A eso de las 7:00 de la mañana del día siguiente a la fiesta no encontraba a Ignacio por ningún lado. Se había pasado la noche chupando y jalando solo en la terraza, no quiso culear, no quiso bailar. Cuando lo encontré estaba sentado en el cuarto de su viejo, mirando esa chimenea que nunca se usaba salvo para quemar papelitos. Me contó lo que le dijo de chibolo sobre utilizar los objetos para que no pierdan su esencia y no se vuelvan inútiles, me lo dijo llorando, pasado de vueltas. Cuando se paró recién me pude dar cuenta que tenía la pistola de su viejo en la mano y su viejo, que yo sepa, nunca había utilizado ese cohete. Terminó de recordar aquel momento padre-hijo en la chimenea y se quitó corriendo con el fierro. La verdad jefe, no tengo ni idea de donde puede estar Ignacio en este momento, pero al menos sabemos que su viejo está bajo tierra. Eso es todo.
...disculpe jefe, ya me puedo ir?


...

40 comentarios:

kate dijo...

es probable que a Ignacio lo encuentren debil con alguna herida de bala... o que ya ni lo encuentren vivo.

Rous dijo...

Miguel...créeme que les vi la cara a esos dos en tu relato. Aunque estés divorciado de los puntos y apartes me encantan las huevadas que escribes.

maga dijo...

Me gustó... la verdad el final no lo esperaba así, pero me gustó la forma en que lo contaste.

*Odio a los viejos que obligan a sus hijos chicos a llevar las vidas que ellos tienen...

Laura Zaferson dijo...

está bueno tu header!!! :D

Laura Zaferson dijo...

je, re hueco mi comment no? jaja, es que siempre te leo desde g-reader y no me había ganado con el encabezao nuevo puesssssssss!!

besos!

Luly dijo...

Si puede ser que los padres influyan en él caracter o conducta de los hijos sobre todo si son experiencias traumaticas, pero todas las personas no reaccionan del mismo modo y logran superarlas sin seguir el mismo ejemplo.

Saludos

Alijodos dijo...

su papa no tenia ni idea de como educar a un hijo...saludos desde españa.

Elmo Nofeo dijo...

La de Ignacio era una triste existencia con un final igual de triste.

Malanoche dijo...

Fuerza ahi Ignacio la gente esta contigo!!
Saludos
Malanoche

Aretha dijo...

Me encanta volver a este sitio y leer tus historias

Cathy Pazos dijo...

Que tal final, pero lastimosamente la vida es así, difícil, muchas veces cruel y bastante dura.

Besitos

ana_marie dijo...

me encantó este post... tu blog es genial

dmoOn dijo...

Que triste no? como la falta de guia se resiente en una persona por siempre.

Malita dijo...

relación padre-hijo, una de las más difíciles :s qué miedo me da proyectarme...

MAR dijo...

¡QUE BUEN POST!
LO HE DISFRUTADO DE PRINCIPIO A FIN.
BESOS PARA TI.
MAR

peregrinoinmovil dijo...

Hay cosas que no son para las almas débiles; hay cosas que no son para nadie.

No falles Ignacio.

Nos leemos.

iDoccs dijo...

Creo que no la falta de guía como dijeron mas arriba...

La falta de amor, mas bien.

Clau dijo...

Insisto: ¡Que bueno es tu blog Miguel!

Me encantó la historia (aunque me dió ene pena también el pobre Ignacio).

Besos :)
Claudia

El perro andaluz dijo...

Hay miles de Ignacios por ahí, pero no me van mucho, pues eso de achacarle todas nuestras huevadas a los viejos y a nuestros traumas infantiles, me da mala espina, como Bayly, por ejemplo.

Abrazo, man.

mia dijo...

Excelente!

besos

Pierre dijo...

ala que loco. yo tengo esa pintura pop pegada en mi closet. cuando mis amigos vienen me pregutnan por qué tengo un cuadro de un fisicoculturista con un chupetón tapándole los genitales. también tengo un cuadro de una tetona junto a mi cama, pero eso no les importa. ellos quieren saber porqué tengo al fisicoculturista con el chupetón.

de la historia me gustó sobre todo el final

Cys dijo...

Asu, o sea que corriendo se puede llegar hasta Roma. Chévere.

Isabel Romana dijo...

Un relato magnífico. Te felicito. Saludos cordiales.

BocaDelcielo dijo...

Definitivamente todos somos el reflejo de nuestros padres.

sol dijo...

muy bueno.
aunque me niego a prender fuego
papelitos o cualquier cosa
inútil.

Mafa dijo...

Buen cuento.Corto pero sustancioso.

Slds,
Laura

fgiucich dijo...

Atrapante. Muy bueno!!! Abrazos.

Miss Julia dijo...

¿Por qué son los viejos lo que depositan lo más tanático en uno? Con el papá de Ignacio, no me sorprende que la cosa haya acabado con muerte, pobre él, tanto tiempo con la marcha que va por dentro. Me gustó el relato.

verdemundo dijo...

maestro!! que tal llevada de mano por todo el relato.. me siento como un niño explorador!!! buenísimo

LiterataRoja dijo...

Actitudes que nos marcan para siempre...

Muy bueno...

SERgio dijo...

Hola, me gustaría saber si quisieras intercambiar links conmigo, mi blog es www.elgermenpop.blogspot.com, suerte y saludos

miralunas dijo...

siempre me haces tomar aire con tus letras, limeño! ay, con tus cajones!

Lafrau dijo...

Los padres... a veces no los entendemos, solo hay que querelos...

m dijo...

definitivamente estás hecho para contar buenas historias...
no hay duda...

Virginia Janza dijo...

Qué hermoso relato! Te invitaría a nuestro encuentro de literatura gourmet pero lástima que estás lejos.

Gracias por el abrazo literario, lo mismo para vos.

Saludos,
vir

Lucila Cueva dijo...

Hola, anduviste por nuestro blog y vine a devolver una vieja visita.
Me gustó mucho tu blog


saludos

Sergi Ferré dijo...

Quiero creer que una infancia infeliz no tiene porque llevar obligatoriamente a una vida desdichada... Todo depende si él es como su padre o no. Sino no lo es sabrá separase de toda esta mierda y con suerte perdonar. Suerte.

Yvonne dijo...

Mi viejo es igual, le gusta alardear ante las mocosas xd, lo vieras con sus amantes jajajajajaja. Una es menor que yo inclusive xd

chica dijo...

Hay una oportunidad en un millón de que esta crisis termine bien y lleve a Ignacio a tomar el toro por las astas, como quien dice.

Me pegué con el texto! Bien.

Luz[A] dijo...

Despues de todo veo a un Ignacio feliz, al menos en mi cabeza se lo merece el pobre.