domingo, 18 de enero de 2009

changes



La última imagen que registró fue la de una anónima enfermera enmascarada tocándole la frente. Las voces de los cirujanos se fueron alejando. Ella también.
Cuando despertó, un intenso frío recorría lacerante su interior, como si se le quemara el alma. Le dijeron que su alma sufriría pero no quiso escuchar aquellos consejos de la voz del miedo. Si voy a arder por esto, pues arderé, pero íntegra, realizada y con el corazón feliz, se dijo. Y ahora, en este nuevo despertar, disfrutaba escuchando su pulso galopante llenando el ambiente, más vivo que nunca. Tenía la visión borrosa, pero reconoció que estaba en la clínica, como una bebé recién nacida.
No habían flores en la habitación, ni compañía, ni palabras dulces para su pronta recuperación. Ahora no hay pasado pensó, sólo una nueva vida. La más grande de las emociones abrigaba ahora su corazón, dejando fuera todo miedo, destarrando cualquier dolor.
Levantó la cabeza y se miró buscando reconocer su cuerpo; estaba ahí. Se tocó temblorosa, sin hacer caso al frío y la sed extrema. Necesitaba sentirse humana, pura y sin temores, cegada ante la luz de sus próximos nuevos momentos, sus infinitas oportunidades resumidas en una nueva oportunidad.
Duele, pero no importa. Aquello que dolía no dolerá más, se consoló.
El día era gris y dejaba poca alegría tras el horizonte limeño enmarcado en unos filos de aluminio, pero esta vez ella podía sonreír.
Una enfermera entró a tomarle el pulso y la temperatura. A ella no le importó el control, estaba viviendo un sueño. Le aplicaron una inyección para el dolor y le sugirieron descansar y no moverse. Antes de irse, la enfermera y preguntó si necesitaba algo más.

- así estoy bien, muchas gracias - dijo tranquila y sin mirarla.

La muchacha impecable y uniformada de pronto se detuvo en la puerta y volteó a mirarla. Aquella expresión de felicidad lucía auténtica en un rostro iluminado y definido que había perdido en cinco horas de cirugía todo rastro de ambiguedad.

- querida... ahora que lo hiciste y bueno, ya eres una chica, que será lo primero que hagas al salir de la clínica con tu nueva identidad - dijo la amable la enfermera y a la vez llena de curiosidad, buscándole conversación.

Ella suspiró y volteó a mirarla con ojos húmedos.
- ...voy a buscar un hombre que me rompa el corazón. Siempre pensé que solo así me sentiría completa.
Sonrió nuevamente y se quedó dormida.

...

30 comentarios:

dmoOn dijo...

Y pensar que hay gente que pasa por el infierno para ser como nosotras, aunque no se si sera mas facil nuestra parte o las ustedes =]

Someone exactly like you. dijo...

Alguien que te destroce te hace ser casi-invencible despues

iziar leugers dijo...

como diria la Agrado, "una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de si misma"

me gusto mucho este cuento, gracias.

en las nubes dijo...

lo importante es ser feliz... no siempre es facil, y no siempre la cirugía es la solución...

Borja F. Caamaño dijo...

A todos nos ha sucedido, o a casi todos, eso de padecer la necesidad ansiosa de sentirnos humanos... al menos por una vez.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

1000en@ dijo...

debe ser por lo del segundo comentario

me gusto tu blog, creo que es la primera vez que paso

saludos :D

Daphne dijo...

macanudo!

LOBO INQUISIDOR dijo...

Sabes que es tan facil visualizar tus relatos? Son vividos! Sigue y comparte mas tus talentos con nosotros. He estado algo alejado pero vale la pena si luego me llevo una grata sorpresa al leer tus escritos. Feliz 2009.. y abrazos sinceros!

inBLACK dijo...

sin duda para llegar a ese punto hay q estar dispuesto a mucho...

yo
sin embargo
no lo haría... por muchos motivos
entre ellos
que
me gusta ser hombre
y eso
estoy bien asi

podrías juntar todos tus cuentos y publicarlos como un conjunto
nunca te ha pasado eso por la mente??


nos vemos

PD. pasa por mi blog hay algo que quiza te interese

Jennira dijo...

Asi nos sentimos con ganas de amar!!!me encanta tu blog!! que tengas una buena semana !suerte=)

El perro andaluz dijo...

Seguramente, mucho antes, ya algún hombre le habría roto el corazón. Aunque esta vez, será diferente.

mentolada dijo...

por ahi me he confundido de genero

vivo o viva?

Cathy Pazos dijo...

Hay cosas que complace más que una cirugía que te haga sentir bien, la felicidad va mucho más allá, pero vaya como ayuda

Besitos

:D

RAÚL dijo...

dolor postoperatorio, dolor de corazón, expiación sin culpa.
un relato genial. GREAT!

la chica pirata dijo...

qué preciosa historia :)
me encantó!

saludos piratas!

Galeguiña dijo...

resulta sorprendente revolver en los cajones ajenos y encontrarse historias tan ciertas, tan vivas...

enhorabuena.

The butcher dijo...

Me gustó oye.

Mira, te invito a la recién estrenada creatura: http://perraslibres.blogspot.com

Aretha dijo...

Me dio un poco de pena el relato, porque es algo que realmente ocurre...
Oye, no puedo creer que tengas 60 seguidores guauuuuu que popular chico
Un besoo

Habitarás mi ocaso dijo...

Que te rompan el corazon no es algo muy dificil...

Saludos

Habitarás mi ocaso dijo...

Que te rompan el corazon no es algo muy dificil...

Saludos

iDoccs dijo...

Deberias permitir a alguien hacer cortos con parte de tu material.

Serían Fantasticos.

Saludos.

lunik dijo...

esta mostro! eso si si fuera otra pues lo último que buscaría seria eso, ya que uno siempre anda recogiendo sus pedacitos, saludos!

Insomnio dijo...

Muy tierno.

***N!nf@*** dijo...

siempre hay kienes lo rompan pero ninguno que lo mantenga intacto!

madrugada dijo...

:(

Cys dijo...

A mí nunca me han roto el corazón. Debería preocuparme?

Dama de sangre dijo...

"Ella suspiró y volteó a mirarla con ojos húmedos.
- ...voy a buscar un hombre que me rompa el corazón. Siempre pensé que solo así me sentiría completa.
Sonrió nuevamente y se quedó dormida."
Excelente ese parrafo me encanto... Seguiré por aqui. Besos

Basquiat dijo...

realmente bueno.

NoeliaA dijo...

Pues que bueno que un hombre lo reconoce.

NoeliaA dijo...

Digo a lo de romper corazones.